Siempre he sentido curiosidad por la espiritualidad, la psicología, la medicina y la nutrición, pero cuando tuve que elegir mi carrera profesional no lo tuve claro y, pensando que era lo más adecuado en ese momento, acabé estudiando Derecho. Mis primeros dos años profesionales los dediqué al mundo de la abogacía y después trabajé en varias multinacionales del sector de los seguros, hasta que me di cuenta de que, a pesar del posible futuro éxito profesional, no era feliz con lo que hacía, no me veía ahí para siempre, sentada delante de un ordenador viendo cómo pasaban las horas haciendo algo que no me llenaba. Necesitaba salir de mi zona de confort. Y no era nada fácil.

Empecé a practicar yoga más a menudo porque tenía muchos dolores de espalda y porque me sentaba genial para desconectar después del trabajo. Cuanto más practicaba más me gustaba, mejor me sentía y más interés tenía en saber más sobre el yoga; así que, sin pensar ser profesora y con el objetivo de saber más sobre el yoga , decidí hacer la formación de profe de yoga. Di alguna clase a amigos, me encantaba cómo me sentía y veía que a ellos también les gustaba, estaba muy cómoda… así que, poco a poco, empecé a compaginar dar clases de yoga con mi último trabajo, hasta que he podido dedicarme al yoga a tiempo completo y poder así vivir de mi pasión full time.

Descubrir mi dharma (el tipo de vida que quería vivir y mi porqué), es lo que me dejó dar el paso de salir de mi zona de confort y empezar una nueva vida en la que cada día aprendo muchísimo, en la que estoy conociendo gente muy auténtica y, además siento que estoy ayudando a mucha gente a abrir los ojos en su vida y a hacerlo a través del yoga.

Aunque no creo en los títulos de yoga que puede tener cualquiera, y sí en la práctica constante y humilde de todos los yoga sutras, estoy certificada por la Yoga Alliance como RYT400 y RCYT200. He hecho varios cursos de nutrición tradicional y ayurveda y me encanta estudiar e incorporar la alimentación saludable a mi vida.

Con lo que más aprendo es practicando y enseñando a mis alumnos (ahora más de 150), y haciendo workshops y cursos con profes como Meghan Currie, Simon Park, David Williams, Petri Reisanen, Yogeswari, Saraswati, Peter Sanson y Nancy Gilgoff. En tan solo dos años puedo decir que soy una profe y alumna muuuuy feliz y afortunada.

He hecho mi sueño realidad, vivir entre Madrid y Tarifa. Y abrir The Class, un estudio de yoga con mis profes y tipos de yoga favoritos en Madrid.

En un futuro me encantaría montar algo relacionado con el Ashtanga yoga en Tarifa 😉 y llevar a todos los yoguis a disfrutar allí de mi sitio y mi tipo de yoga favoritos.