paschimottanasana

Yoga para la menstruación

Cuando tenemos la regla nuestro cuerpo esta sufriendo varios cambios que hay que respetar. Cada una de nosotras somos diferentes pero a cada una nos afecta de alguna forma en nuestro estado emocional debido a las hormonas, y al estado físico de nuestro cuerpo. 

Normalmente estamos más débiles, más cansadas y más irascibles y hay que respetar esos estados en nuestro cuerpo y nuestra mente y dejar que descansen.

De forma general, se recomienda no practicar yoga durante los tres primeros días de regla o menstruación, pero podemos ser flexibles ya que lo más importante es escuchar lo que nuestro cuerpo nos pide.

Si practicas yoga con frecuencia sabrás que no todos los días estamos igual, hay días que somos más flexibles, que estamos más concentradas, que controlamos mejor la respiración, etc. Pues bien, cuando estamos con la menstruación, nos pasa un poco lo mismo. Como os digo, en yoga, una de las cosas más importantes es saber escuchar a nuestro cuerpo, y saber hasta dónde podemos llegar, en función de las condiciones en que nos encontremos ese día.

Posturas de yoga que ayudan a aliviar el dolor

Hay una serie concreta de posturas de yoga que ayudan a aliviar los dolores propios de la menstruación y a la vez a relajarte.

Hay mujeres a las que les molesta más la regla que a otras, y hay posturas concretas, que nos ayudan a aliviar el malestar que sentimos, permitiéndonos a la vez poder practicar y relajarnos. Algunas de las más conocidas son las siguientes:

  • Posición del niño o balasana: es una posición de descanso, sentada de rodillas, nos dejamos caer hacia delante, apoyando la frente sobre el mat y dejando los brazos hacia atrás, relajados a ambos lados del cuerpo.
  • Paschimottanasana: sentada con las piernas estiradas, alargamos nuestra espalda y sujetamos con nuestras manos los pies si llegamos, sino, nos ponemos un cinturón bordeando nuestros pies.
  • Medio puente: tumbada boca arriba flexionando las piernas dejando los talones en linea con las rodillas, extendemos los brazos a lo largo del cuerpo entrelazando los dedos de las manos y elevamos la pelvis de forma que nos apoyamos en los brazos y los hombros.

Por otro lado, hay algunas posturas que nos son recomendables durante la menstruación, son las posturas invertidas, tampoco son recomendables todas aquellas posturas que nos supongan un desgaste de energía, lo que provoca más agitación tanto física como psíquica, ni tampoco aquellas posturas que nos tensionen demasiado la zona abdominal. El motivo por el que se desaconsejan las posturas invertidas es porque al realizarlas realizamos una modificación del ciclo natural.

Estos son simples recomendaciones, cada mujer y cada cuerpo es diferente, así que es cuestión de interpretar y escuchar a vuestro cuerpo e ir probando en vuestra práctica.

Novedades y noticias

Escribe tu mail para recibir todas las novedades y noticias