Antes de practicar en casa por tu cuenta, es recomendable que recibas clases de un instructor de yoga competente.  

antes de empezar

Busca un lugar tranquilo y ventilado, pero sin corrientes de aire, donde no vayan a interrumpirte e intenta, siempre que te sea posible, practicar a la misma hora. Las horas del día que favorecen la interiorización son antes del amanecer (brahmamuhurta) o al atardecer.

Utiliza ropa cómoda, mejor de algodón y si tienes que ducharte, mejor antes de la práctica o después, dejando pasar al menos media hora.

No comas dos horas antes de ponerte o sin haber hecho la digestión y no bebas agua hasta finalizar la sesión.

Para preparar el cuerpo antes de los asanas, prepara el cuerpo con pawanmuktasanas, ejercicios suaves para desbloquear el cuerpo y las articulaciones y con, al menos, 5 saludos al sol.

A la hora de realizar los asanas, debes de conocer los aspectos técnicos de éstas. Estudia y conoce todos los detalles de la postura, preferiblemente con un instructor, antes de hacerlo por tu cuenta y adáptala a tus posibilidades o a tu estado en ese momento en particular. Nunca fuerces, escucha a tu cuerpo y date cuenta de la diferencia entre esforzarse y forzarse. Cada vez que entres en una postura, hazlo con una mente nueva, sin expectativas y desarrolla la atención a lo que pasa en tu cuerpo.

recomendaciones durante la práctica

Durante la práctica, mantente conectado con tu respiración, úsala de ancla para estar en el aquí y el ahora y si en algún momento sientes que se acelera y sube el ritmo cardiaco, antes de entrar en la siguiente postura, tomate unos instantes en una postura de descanso, como Balasana o postura del niño, por ejemplo, hasta que recuperes la respiración natural. Inhala y exhala siempre por la nariz.

Generalmente cada postura irá seguida de su contra postura. Siempre que se moviliza el cuerpo en una dirección, después lo movemos en la dirección opuesta.

aspectos a tener en cuenta

Dale importancia al valor del maestro que llevas dentro, escucha tu cuerpo y si te pide realizar cierta postura o evitar otra, hazlo. 

Durante la practica del yoga, ya sean posturas estáticas o en movimiento, intenta desarrollar tu atención simultáneamente en dos direcciones, por un lado un foco de atención permanentemente en el proceso respiratorio y por otro lado una toma de consciencia más profunda recorrerá en forma de scaner el cuerpo sintiendo lo que pasa en cada músculo involucrado o bien, en algún punto concreto del cuerpo, la columna vertebral, un chakra, la mente,etc.    

para finalizar

Termina siempre la sesión con una relajación completa en Shavasana o postura del cadáver, en la que dejaras que tu respiración sea natural, será el momento de “no hacer nada”, sólo estar.

Novedades y noticias

Escribe tu mail para recibir todas las novedades y noticias