la intención en el yoga:

Si has ido a alguna clase de yoga, seguro que has escuchado al profesor hablar de la intención para la práctica, y te preguntaras que es la intención. Pues bien, la intención puede ser una palabra, una persona, una meta, un propósito, una frase, algo que para ti tenga un valor especial, y que es lo que da valor a tu práctica, lo que hace que tú practica sea única y diferente.

La intención en yoga es lo que hace que no sea un simple esfuerzo físico, sino que además haya una parte mental y filosófica. Por ejemplo, al hacer una postura concreta puedes tener la intención de fortalecer una parte concreta de tu cuerpo, de estirar o también de abrir tu corazón, de soltar emociones.

Cuando estás practicando, uno de las metas es mantener tu mente en el momento presente, es decir, evitar que tu cabeza se vaya hacia otros pensamientos, como son que haré cuando salga de clase, que voy a comer, tengo que llamar a mi madre, etc. Por eso la intención te ayuda a estar centrado en el momento presente, así cada vez que tu mente se vaya lejos de la práctica, piensa y recuerda tu intención y céntrate en tu respiración, en tu cuerpo y en las sensaciones que te da la práctica.  Estar centrado en el momento presente te ayudará a ser más consciente en tú día a día, y por tanto a afrontar la vida de otra forma, con un fin o una meta.

Por otro lado, la intención puede ser tuya propia, algo que pienses para ti mismo, que te ayude y te acompañe durante toda la clase, o bien puede ser una intención elegida por el profesor. Es muy habitual, sobre todo en las clases de Jivamukti yoga, que cada clase se enfoque a un tema o una intención concreta. Al inicio de la clase, el profesor dice cual va a ser el propósito o el tema de la práctica o incluso lee un pequeño texto al inicio y al final cuando los alumnos están en savasana.

Hay una serie de características que debe cumplir la intención propuesta por el profesor, por ejemplo, debe ser algo significativo, universal, es decir, un tema que interese a todos los alumnos, con el que se puedan sentir identificados. Es importante también que el profesor introduzca el tema al principio de la clase con una duración aproximada de cinco minutos, cuando los alumnos estén en una postura cómoda. Puedes volver a recordar la intención a mitad de la clase, pero no recomendable volver a hablar del tema si están en una posición que requiera concentración como trikonassana en la que se están centrando más en su correcta alineación que en escuchar realmente lo que dice el profesor, y el último aspecto es no ser repetitivo, en la práctica es muy importante y valioso el silencio.

Recuerda, en tu práctica, tanto individual como guiada tu puedes decidir cual es tu intención, pensar en algo que te inspire y te motive durante toda la clase.

 

Novedades y noticias

Escribe tu mail para recibir todas las novedades y noticias