kakasana

Postura de kakasana

Es una de las posturas de yoga que primero se aprenden de equilibrio sobre brazos. Cuando conseguimos entrar en kakasana, empezamos a intentar hacer su versión un poco más avanzada, bakasana.

A la hora de realizarla tenemos que colocarnos de cuclillas, con los pies a ambos lados del mat, en postura de malasana, apoyamos las palmas de las manos completamente abiertas en el suelo y separadas el ancho de los hombros, flexionamos los codos quedando siempre en contacto con la cara interna de las rodillas. Poco a poco elevamos la cadera y mantenemos siempre la espalda estirada y la mirada hacia delante. Con control, primero levantaremos un pie y luego el otro. Si vemos que no tenemos la suficiente estabilidad, podemos ir probando un tiempo levantando solo un pie, y cuando estemos preparados levantaremos el otro; Acuérdate de hacer fuerza con las manos hacia el suelo, y que los dedos de las manos estén bien abiertos, eso nos ayudara a ser mas estables.

Cuando estamos en la postura de kakasana, tendemos a inclinarnos hacia delante, debido a que el peso está en las muñecas, pero no debemos bajar la cabeza, ya que si lo hacemos será más probable caer hacia el suelo.

Kakasana es una de las llamadas posturas de equilibrio, y como tal parece más complicada de lo que realmente es, de hecho tiene una variante más compleja que es Bakasana.

Los beneficios de la postura de kakasana son:

  • Mejora la concentración.
  • Ayuda a fortalecer muñecas y brazos.
  • Nos enseña y ayuda a controlar nuestro cuerpo.
  • Mejora la respiración.

Novedades y noticias

Escribe tu mail para recibir todas las novedades y noticias