Postura del guerrero I o virabhadrasana

Postura del Guerrero I o virabhadrasana

Este post forma parte de la serie sobre posturas de yoga.

La postura del guerrero es una de las asanas más conocidas en el mundo del yoga, es una postura que realiza de pie, y tiene dos variantes más.

El origen del nombre de las posturas del Guerrero I, II y III se remonta a una historia de amor y venganza. Lord Shiva, era considerado el dios hindú más poderoso. Cuentan que Virabhadra nace del sufrimiento de Shiva al enterarse de la muerte de su amada esposa Sati, quien fue humillada por su padre.  Tras la muerte de Sati, Shiva entristece de tal forma, que su tristeza se transformó en ira, tanto que se arranca un mechón de pelo y al tirarlo con fuerza sobre la tierra, este se transformó en el más temible de los guerreros Virabhadra, para matar al padre de Sita y así vengar su muerte. De ahí surgen los 3 guerreros:

-El guerrero I representa el momento en que Virabhadra llega al lugar donde esta Daksha, el padre de Sita, sosteniendo una espada en cada mano.

-El guerrero II, Virabhadra observa a Daksha, manteniendo el equilibrio para fijar su blanco.

-En el guerrero III, Virabhadra  se mueve manteniendo el equilibrio y decapita a Daksha.

El verdadero enemigo de Virabhadra es el ego, el momento en que decapita a Daksha representa el ego. Tras vengarse Shiva se arrepiente de su acto sangriento, su dolor se transforma en compasión,  y al ver a Daksha sin cabeza le devuelve a la vida colocándole una cabeza de cabra.

Cómo hacerla paso a paso

Te voy a explicar paso a paso cómo hacerla: ponte al principio del mat, da un gran paso hacia atrás con el pie izquierdo, dejando el pie derecho al principio de la esterilla y con los dedos mirando al frente. Flexiona la pierna derecha, de forma que la rodilla se mantenga justo por encima del tobillo (importante). La pierna izquierda queda completamente extendida y la planta del pie completamente apoyada en el suelo. el pie izquierdo está a 45 grados. El talón de delante está en línea con el arco del pie de atrás. Gira el tronco, de forma que los hombros y la cadera miren al frente;  se trata de tener las caderas alineadas, ambas a la misma altura, al principio te resultará difícil, pero con la práctica lo conseguirás. 

Una vez colocadas las piernas, estiramos los brazos por encima de la cabeza, con las palmas de las manos juntas, si puedes, sino, deja los brazos estirados sin que las palmas se toquen.

Una vez en la postura, mantén la espalda estirada, con los brazos estirados la mirada se dirige a las manos, puedes flexionar un poco más la pierna izquierda, para profundizar en la postura, pero la rodilla izquierda nunca sobrepasa el tobillo y el peso de tu cuerpo está repartido entre las dos piernas.

A continuación cambiaremos de lado y haremos lo mismo con la otra pierna.

Para salir de la postura, simplemente estiramos la pierna izquierda y llevamos la pierna derecha junto a la izquierda, quedándonos en tadasana.

Como en todas las posturas de yoga, es muy importante la respiración, cuando elevamos los brazos inhalamos y nos mantenemos en la postura, lo normal son 5 respiraciones.

Beneficios de la postura de vrksasana o el árbol

  • Ayuda a fortalecer y estirar los muslos, fortalece también espalda y glúteos.
  • Fortalece hombros y brazos.
  • Ayuda a mejorar la postura de la espalda, ya que durante la realización de la misma tenemos que mantener la espalda estirada.

El nombre en sánscrito de esta postura es Virabhadrasana, es el nombre de un guerrero indio, que vengo la muerte de la esposa del Sr Shiva por petición de este.

Novedades y noticias

Escribe tu mail para recibir todas las novedades y noticias