savasana

Savasana, la postura del cadáver

También conocida como la postura del cadáver. Shava significa cadáver. Pattabhi Jois la llamaba “postura de reposo”, Sharath Jois la llama Sukhasana “postura fácil”.

Esta postura se hace siempre al final de cada práctica, es muy importante y necesaria para equilibrar la parte activa y la pasiva después de la práctica. Es necesario relajar todo nuestro cuerpo después de una práctica dinámica.

Dicen que es la postura más difícil de toda la práctica, aunque a simple vista pueda parecer la más sencilla.

¿Cómo hacer savasana?

La técnica para hacer savasana es la siguiente: nos tumbamos boca arriba, con las piernas y los brazos ligeramente separados, las palmas de las manos apuntan al cielo. Una vez así, relajamos todo nuestro cuerpo, desde los pies hasta la cabeza, y conforme los músculos se van relajando nuestra mente también lo hace, sintiendo una fuerte sensación de alivio.

Es una de las posturas más importante de toda la práctica, ya que su objetivo es absorber todos los beneficios de la práctica, relajando todo nuestro cuerpo y liberando toda la tensión de nuestros músculos después del esfuerzo. A primera vista parece muy fácil, ya que sólo tenemos que tumbarnos boca arriba, pero como todas las posturas de yoga tiene una técnica, cuyo objetivo es conseguir la máxima relajación física y mental.

Se trata de no pensar en nada, dejamos correr todos nuestros pensamientos y simplemente no pensamos, no nos detenemos en ellos, solo respiramos de forma natural, sin seguir ningún tipo de patrón ya que de ser así estaríamos pensando. Es una rendición completa.

Todas las practicas acaban con savasana, de hecho es imprescindible realizarla. No es aconsejable terminar la práctica sin pasar por esta asana, ya que savasana nos aporta salud, ya que nos enseña a meditar y a eso nos aporta una gran paz, además también nos permite disfrutar y absorber todos los beneficios de la práctica. En esta postura de reposo, la mente toma consciencia de las diferentes fases y niveles de relajación.

Savasana guiado o no

La postura de savasana puede ser guiada o no, eso depende fundamentalmente del profesor, los hay que van nombrando cada parte del cuerpo que debemos ir relajando, empezando generalmente por los pies y acabando en la cabeza y los hay que simplemente nos indican que nos tumbemos en savasana; por otro lado también se puede hacer con o sin música.

Para los practicantes de Ashtanga esta postura se conoce como Sukhasana, la postura de la relajación, de suma importancia, ya que es donde los músculos se distienden, y el sistema nervioso se estabiliza, lo que permite el descanso tanto del cuerpo como de la mente.

Cuánto tiempo mantenemos esta postura

Se recomienda practicar savasana un tiempo mínimo de entre 7 y 15 minutos. Otra peculiaridad de esta asana es que muchas gente se duerme durante la misma, no pasa nada, poco a poco iremos tomando consciencia de nuestra mente y cuerpo y lo iremos controlando, pero se trata de relajarnos y no pensar, pero no debemos dormirnos.

Como ya hemos dicho savasana significa cadáver, para los orientales el momento de la muerte es uno de los más importantes de su vida, junto con el momento del nacimiento. Es por eso que se considera la postura más importante de toda la práctica.

Entre los múltiples beneficios de esta postura están:

  • Alivia el estrés
  • Relaja tanto el cuerpo como la mente
  • Ayuda a la gente con problemas de depresión

Sin duda alguna el momento de savasana es el momento preferido de la mayoría de practicantes, supone un momento de paz y relax total.

Novedades y noticias

Escribe tu mail para recibir todas las novedades y noticias