sirsasana

Sirsasana o postura sobre la cabeza:

La postura de sirsasana es conocida como “El Rey de las asanas”. Es una de las principales posturas de yoga dentro de las posturas invertidas. Se suele practicar al final de la secuencia de asanas. Tiene un gran efecto tanto a nivel físico como mental.

En The Class nos gusta enseñar esta postura desde el principio, para evitar que los alumnos le cojan miedo.

Cómo realizar la postura de sirsasana

Te voy a explicar paso a paso como realizar la postura de forma correcta:

Lo primero es la preparación para la postura. Para ello, hay que tener en cuenta que en esta asana el 30 % del peso recae sobre la cabeza y el 70 % sobre los antebrazos. Apoya tus brazos en el suelo, de forma que la distancia de tus codos sea la sujeción de cada mano al codo contrario, abrazándote los codos, formando un triángulo. Apoya tu cabeza en el suelo en contacto con las manos, no encima de ellas. Es importante que los hombros estén separados de las orejas. Una vez aquí empuja fuerte con tus antebrazos el suelo para así distribuir el peso, sin cargar en exceso la cabeza.

Siguiente paso: una vez que estés con los brazos y la cabeza apoyados en el suelo, apoya los dedos de los pies y estira tus piernas. Desde aquí, intenta elevar primero una pierna y luego la otra, teniendo en cuenta que debes presionar fuerte tus antebrazos hacia el suelo.

Siguiente paso: cuando controles la técnica de elevar una pierna y después la otra sin que tu cabeza se cargue en exceso, prueba ir andando con tus pies hacia tu cabeza manteniendo siempre la presión de los antebrazos hacia el suelo.

Siguiente paso: cuando estes caminando con tus pies hacia tu cabeza y tus caderas hayan sobrepasado tu cabeza, sólo en ese momento, lleva una rodilla hacia tu pecho. Cuando te mantengas con una pierna doblada hacia el pecho intenta elevar la otra, sin impulsarte.

Teniendo ambas piernas pegadas el pecho, como si fueras un huevito, intenta poco a poco ir estirando primero una pierna y luego la otra, o si te resulta más fácil puedes estirar poco a poco las dos a la vez.

Para salir de la postura, simplemente tienes que bajar con control primero una pierna y luego la otra al suelo. Dobla las piernas y apoyada las rodillas al suelo en posición del niño o Balasana, manteniendo la frente apoyada sobre el mat.

Sirsasana no es una postura muy avanzada pero requiere de mucha fuerza en los brazos y también flexibilidad en las piernas; a simple vista puede parecer difícil, pero es más una cuestión de concentración, aunque también requiere cierta fuerza.

La mayoría de los practicantes de yoga tienen mucha prisa por hacer esta postura, y ello hace que al intentar subir las piernas rápidamente pierdan el equilibrio y se caigan, lo que a veces provoca que le cojan miedo a la postura.

Variantes

La postura de sirsasana tiene muchas variantes. Algunas de ellas se practican en las series de ashtanga más avanzadas, como Mukta Hasta Sirsasana y Baddha Hasta Sirsasana

Beneficios

Es una de las más importantes en la práctica de yoga, y ello es debido a los múltiples beneficios que nos aporta. Entre ellos, por ejemplo, ayuda a mejorar la respiración y el sistema circulatorio. En esta postura la sangre fluye mejor debido a la inversión, y ayuda también a estabilizar el corazón. Aumenta también la capacidad intelectual, la memoria, la capacidad de concentración y la atención. Reduce la retención de líquidos en las piernas, incrementa la presión sanguínea.  Fortalece además, piernas, abdomen y espalda

En The Class enseñamos sirsasana sin utilizar la pared, ya que es una postura de equilibrio y si la haces con la ayuda de la pared es mucho mas difícil encontrar ese equilibrio por ti mismo.

Novedades y noticias

Escribe tu mail para recibir todas las novedades y noticias