hatha yoga

Hatha yoga

El Hatha yoga es un tipo de yoga que en sánscrito significa ‘yoga forzado’. Hay diferentes definiciones de Hatha Yoga, algunos lo traducen como ”el yoga de la fuerza” y otros dicen que ha” es sol y “tha” luna, refiriéndose a la unión completa entre el sol y la luna. Tiene sentido ya que el objetivo del Hatha Yoga, como el de todos los tipos de yoga es la unión cuerpo mente y espíritu.

Es considerado como una de las vías principales del camino hacia el yoga, junto con el BhaktiYoga, el JñanaYoga, el KarmaYoga y el RayaYoga.

EL Hatha Yoga fue introducido en el siglo XV por un sabio indio llamado Yogi Swatmarama; ha servido como base a muchos otros estilos de yoga actuales como son el Ashtanga, Bikram Yoga o Kundalini Yoga.

Tradicionalmente la práctica de Hatha abarcaba no sólo aspectos físicos sino también respiratorios, purificación espiritual y meditación; actualmente su práctica es más física combinada con ejercicios de respiración. Es una práctica que representa tanto la parte física del yoga, fortaleciendo el cuerpo, como la parte mental, ayudando a fortalecer nuestra voluntad, y logrando por tanto un equilibrio físico y mental.

El hatha yoga es una forma de yoga suave que se basa en posturas y movimientos simples, combinándolas con pranayamas y meditación.

El Hatha Yoga está compuesto por:

  • Posturas o asanas.
  • Técnicas de limpieza: se hacen con agua o aire, sirven para purificar el cuerpo por dentro.
  • Control de la respiración o pranayama
  • Bhandas: se trata de contracciones musculares controladas
  • Gestos de la mano o mudras: mudra significa sello, su fin es producir una reacción en el cerebro. Uno de los mudras más conocidos es la unión de la yema del dedo índice con la yema del dedo gordo, formando un círculo y manteniendo el resto de los dedos estirados.
  • El hatha yoga busca el equilibrio entre nuestra parte femenina y la masculina, entre nuestro cuerpo y nuestra menta, entre el equilibrio de nuestro lado derecho y el equilibrio del lado izquierdo, nos da energía y por otro lado nos trae paz, equilibra nuestros excesos y nuestras deficiencias. Todo esto se consigue a través de las asanas combinadas con la respiración y la meditación.

La práctica de hatha yoga es una práctica suave y pausada, a la vez que meditativa, las asanas se harán de forma muy suave y tranquila siendo siempre conscientes de la respiración y estando constantemente en el momento presente; durante la práctica se realizan también pranayamas o técnicas para controlar la respiración.

Estas son algunas de las posturas más destacas en la práctica de hatha yoga están:

  • Balasana: siéntate de rodillas sobre el mat, apoya los glúteos sobre los talones. Poco a poco baja el torso hasta que quede apoyado en los muslos, los brazos caen a lo largo del cuerpo, relajados y con las palmas de las manos mirando hacia arriba. Es una postura de descanso, también conocida como la postura del niño. Con esta asana liberas estrés, y a la vez ayuda a aliviar el dolor de cuello y de espalda.
  • Apanasana (rodillas al pecho): colocate tumbado boca arriba, flexiona las piernas, lleva las rodillas el pecho y abraza las piernas. Mantén esta posición durante varias respiraciones lentas, si quieres también puedes balancearte suavemente de una lado a otro haciendo un suave masaje en la espalda. Con esta asana estiramos la espalda y nos ayuda a despejar la mente.
  • Cobra: túmbate boca abajo y coloca las manos justo debajo de los hombros con los codos hacia atrás. Estira los brazos y  levanta el pecho del suelo. Para salir de la postura y baja poco a poco volviendo a la postura inicial. Esta postura ayuda a fortalecer las piernas y los glúteos, abre la caja torácica y ayuda a mejorar los problemas de asma.
  • Postura del árbol: es una postura de equilibrio. Ponte de pie al principio de la esterilla, mantén la planta del pie izquierdo firmemente apoyada en el suelo y poco a poco y con control sube el pie derecho hasta colocarlo sobre el interior del  muslo izquierdo. Junta las palmas de las manos a la altura del corazón, en posición de rezo, si quieres estira los brazos de forma que las manos apunten al cielo. Dirige tu mirada hacia delante, a un punto fije que te ayude a mantener el equilibrio. Mantén varias respiraciones y haz lo mismo con la otra pierna. Con esta postura ayudamos a fortalecer las piernas a la vez que aliviamos el dolor de espalda, y por supuesto, nos ayuda a controlar nuestro equilibrio.

El Hatha yoga tiene muchos beneficios, a nivel físico, fortalece, nos ayuda a aumentar nuestra fuerza, mejora nuestra flexibilidad, contribuye a la mejora de la capacidad pulmonar debido a la cantidad de técnicas de respiración que se hacen durante la práctica.

Ayuda a conciliar el sueño y reduce el estrés, y a mejorar nuestra postura corporal, ello es consecuencia de que las asanas de hacen de forma suave y lenta para poder llegar de forma correcta a la postura.

Novedades y noticias

Escribe tu mail para recibir todas las novedades y noticias