yoga para mamas y bebes

yoga para mamás y bebés

El yoga para mamás y bebés, es un ejercicio muy recomendado ya que gracias a ello, el bebé va a poder revivir sensaciones que tenía dentro del útero. Esto va hacer que se fortalezca aún más el vínculo entre la mamá/papá y el bebé y la mamá, se va a recuperar más rápido del embarazo. Se puede empezar a trabajar con ellos, a las 8 semanas post parto, pasada la cuarentena siempre y cuando el bebé no tenga ningún problema de salud que se lo impida o su desarrollo no haya sido el correcto. Hoy en día, a pesar de los innumerables beneficios que tiene gatear, los bebés cada vez lo hacen menos debido a el uso excesivo de sillas. Los tiempos de gateo han cambiado. Antes nos colocaban en posición boca abajo y esto hacia q desarrollásemos muchas habilidades para ir levantándonos y gatear. Ahora primero se sientan y después gatean ( muchos pasan directamente a andar).

Antes de empezar una sesión con un bebé, es importante estar relajada y con una respiración pausada para que el bebé lo imite, porque si no es así, le vas a transmitir el nerviosisimo al bebé y no vas a lograr que se relaje.La respiración que un adulto busca en yoga, es la respiración de un bebé. Pausada e inhalando y exhalando por la nariz. Tienes que saber que no debes forzar nunca a tu bebé. Si no quiere participar porque es muy inquieto, trabaja más tiempo la respiración con él, hasta que tu bebé se vaya acostumbrando y poco a poco vayas consiguiendo avanzar.

ejercicios

yoga mamas y bebes postura del cuervo

Para empezar, nos sentamos en la postura de loto y colocamos a nuestro bebé tumbado frente a ti con sus pies apoyados encima de ti. Lo primero que vamos a trabajar es la digestión y para ello, cogeremos sus muslos y llevaremos sus piernas hacía el estómago y volvemos varias veces. Seguimos cogiendo sus muslos y vamos a dar vueltas en el sentido de las agujas del reloj haciendo que masajee su tripa con sus rodillas de forma suave. Pasamos a hacer como una bicicleta con sus piernas y por último, cogemos de sus pies y hacemos pequeños rebotes flexionando y estirando las rodillas hacía su barriga.

ejercicios

Flexibilidad en la cadera: para ello, juntaremos las plantas de los pies y haremos movimientos de juntar y separar. El bebé te va marcando los tiempos. Tocamos rodilla de un lado con mano contraria ( este ejercicio es muy bueno para aprender el gesto del gateo). Hacemos lo mismo con el otro lado.

Estiramientos: 1. cogemos con dos dedos la muñeca de un brazo con el tobillo de la pierna contraria y estiramos un poquito y soltamos de manera simultánea. 2. Juntamos las rodillas contra la tripa y giramos sus piernas hacia un lado creando una torsión.

Brazos: Sujetamos suavemente el codo contra el suelo y llevamos el antebrazo arriba y abajo. Hacemos lo mismo con el otro brazo.

Colocamos al bebé sentado en nuestras piernas y las movemos suavemente subiendo poco a poco de velocidad.

Boca abajo: con las manos hacía arriba. Si el bebé está muy incómodo, puedes ponerle una mantita en el pecho para que su cabeza quede más arriba y se vaya acostumbrando poco a poco. Coge sus talones y levántalos de forma alterna. Coge sus talones y llevamos a tocar el glúteo contrario alternando ambas piernas.

Colocamos a nuestro bebé en el hueco de las piernas y movemos sus brazos de forma alterna a tocar la rodilla contraria.

Juntamos sus plantas de los pies y aguantamos un ratito. luego vamos a llevarle el pie a su nariz simulando que se lo están oliendo.

Levantamos sus brazos y vamos a doblarles suavemente hacia delante hasta tocar el suelo y desde ahí, les podamos dar un ligero masaje en la espalda.

Cogemos al bebé por debajo de los brazos y levantamos y bajamos de forma suave.

Tumbada boca arriba con las piernas a 90 grados, colocas a tu bebé en las tibias, le sujetas de las axilas con sus piernas a los lados de tus pies y haces movimientos suaves arriba y abajo con tus piernas, a los lados y circulares.

Colocamos al bebé en el abdomen y subimos la cadera con la inhalación y la bajamos con la exhalación manteniendo el suelo pélvico contraído (este ejercicio es muy bueno para una recuperación postparto más rápida).

Si vemos que el bebé se pone un poco nervioso, puedes hacer una pausa entre medias y podemos cogerle y ponerle sobre nuestro lado izquierdo para que sientan tu corazón mientras te balanceas. Si no le gusta algún ejercicio al bebé, no hagas que lo haga, pasa al siguiente y prueba otro día.

yoga para mamás y bebés Utthita Hasta Padangustasana

beneficios del yoga en los bebés

  • Aprenden a relajarse con lo que duermen mejor.
  • Mejora su digestión (cólicos, estreñimiento…).
  • Favorece la coordinación y psicomotricidad.
  • Favorece el gateo y con ello la infinidad de habilidades antes de estar sentados.

Novedades y noticias

Escribe tu mail para recibir todas las novedades y noticias